CONTRACTURA, ALERGIA, CEGUERA Y UNA NOVIA QUE DA SUERTE. TODOS LOS DETALLES DEL “59” DE AGUSTIN TARIGO EN EL ABIERTO DE FASANO GOLF.

“Life is like a box of chocolates”, decía Forrest Gump, “you never know what you’re gonna get”.  Un jugador, por más bueno que sea, nunca sabe qué ronda lo espera. La diferencia entre un día bueno o malo puede perfectamente ser de 10 a 12 golpes. Para Agustín Tarigo, el domingo 21 ya había arrancado con problemas. Un pinzamiento en la columna, una inyección intramuscular para aliviarla, que generó una alergia, hinchazón de ojos y como resultado, en el tee del 1 apenas podía ver el fairway con un ojo. Mientras su novia que hacía de caddy, consiguió un antialérgico y éste hizo efecto, se arregló haciendo un par y 3 birdies en los primeros 4 hoyos.

Lo que vino después, una ronda de 59 golpes, fue la mejor tarjeta jamás presentada por un uruguayo, y mejor que cualquier ronda que jamás se haya jugado en nuestro país. Según Alvaro Canessa, Head Coach de la AUG y capitán de cancha en Fasano Golf, “es una actuación deslumbrante, van a pasar muchos años antes que alguien pueda volver a hacer 59”.  Si bien reconoció que la cancha no estaba todo lo larga que podía presentarse, no deja de ser un trazado desafiante y prueba de ello es que, con los mejores jugadores del medio en el torneo, como Miguel Reyes o Pablo Juan Carrere, nadie pudo acerarse a un score como el de Agustín. La AUG conversó con Agustín sobre esta ronda histórica para el golf uruguayo.

 


 

Contame primero el contexto del torneo, obviamente que ganaste, pero como se dió?

El primer día hice menos 3, había jugado prolijo, pero un par de errores me costaron algunos bogeys.  Los greens rodaban muy bien, fueron de los mejores greens que jugué en los últimos dos años. Hay que felicitar a Fasano, la verdad que, con toda la lluvia y mal tiempo, hicieron un gran trabajo con los greens.

¿No estaban rápidos los greens?

Estaban rápidos, pero podían estar más, lo que tenían era muchas lomas. Rodaban muy bien, a mí me gustan los greens rápidos.

¿Es decir que 3 menos el primer día y 13 menos el segundo día, con 16 menos del par, por cuantos golpes ganaste?

Gané por 17 golpes.

La cancha según Canessa no estaba todo lo larga que podía estar…

Ese fue un factor que ayudó. La cancha desde tees dorados se puede complicar, pero se jugó a la ida desde tees azules y la vuelta desde tees blancos. Eso hacía que en algunos par 4 podía tirarle al green, incluso con algún hierro 2, muchos birdies fueron con dos putts desde el borde del green. Además, fue un día espectacular, no había viento y dado la lluvia que había caído, Alvaro puso una regla local que si la pelota tenía barro la podías limpiar.

¿De acuerdo, pero ese día el que jugó mejor después que vos cuantas hizo?

Miguel (Reyes) hizo 3 menos y Pablo Juan (Carrere) hizo 2 menos.

¿Es tu record personal? ¿Alguna vez habías hecho algo así?

Nunca, lo más cerca fue un 64 (en número) y contra la cancha he hecho 8 menos en Punta Carretas. Fuera de Uruguay lo menos que tenía era un menos 6.

¿Cómo fue tu proceso mental durante la ronda?

Fue una vuelta rara porque el sábado hice un mal movimiento, (yo tengo un pinzamiento entre la cuarta y quinta vertebra), y quedé duro.  No iba a poder jugar el domingo entonces esa mañana me dieron una intramuscular. Eso me dio alergia, se me hinchó el ojo, al salir a jugar casi que no veía con un ojo. Mi novia fue a buscar un antialérgico y mientras tanto jugué los primeros hoyos así, como podía. Me encontré con 4 birdies al principio y en el 6 ya me había hecho efecto el antialérgico. Terminé la ida menos 6 y jorobando le dije a Federico (Van Cleef), “capaz que hoy hago 59”, pero en tono de chiste.

Y ahí desde el 10 en adelante 5 birdies seguidos. ¿Ahí ya pensaste que podías hacer 59?

No, ahí todavía no.  Nos mirábamos con Fede y nos reíamos. Todos los putts entraban, yo le decía cada vez que terminaba el hoyo, “me anotaste el birdie ¿no?”

¿No venías con el score en la cabeza?

No, yo venía jugando hoyo a hoyo, sabía que venía bien pero no me di cuenta hasta el hoyo 17 lo que podía pasar. Jugué un putt para birdie que se pasó más un metro y mientras esperaba para jugar conté cuantas venía, y ahí me di cuenta de que venía menos 12 y que tenía que meter ese putt para tener chance de hacer 59.  Lo metí y en el tee del 18 ya me puse nervioso y la tiré bien a la izquierda, no quería tirarla al agua.  Me fui a un crossbunker y desde ahí la dejé cerca para approach y putt.

¿Cuántos putts hiciste? ¿Fue un score hecho con el putt?

Hice 22 putts. Emboqué 17 greens.  La dejé muy cerca siempre, estaba muy afilado con los wedges, la deje dada varias veces. Habré metido 4 putts de más de 3 metros, los demás fueron mérito del approach. La cantidad de metros de putt que metí no fueron tantos. De 120 yardas para adentro fue lo mejor que jugué. La cancha te deja tirarle con el driver, es una cancha bastante abierta.

¿Qué te deja esta experiencia?  ¿Te genera algo a nivel de confianza?

Obviamente me puse muy contento que no me haya afectado el venir mucho bajo par y haber cerrado bien la ronda. Pero sobre todo creo que viene siendo parte de un proceso, de un año donde he entrenado tanto la mente como el físico, y ver resultados está muy bueno.  Obvio que 59 es un número muy especial, pero si hubiese sido 60 o 61 igual hubiese sido muy bueno. Lo tomo como el resultado de un proceso y creo que crecí bastante este año.

Pin It on Pinterest